Cuatro métodos para mejorar el capital circulante en una empresa

gafas

Si tienes claros los recursos inmediatos con los que cuenta tu empresa te será más fácil proyectar su crecimiento. Conoce la importancia del capital circulante y la mejor manera de aumentarlo.

 

El capital circulante, o capital de trabajo, es un elemento clave que no puedes perder de vista si quieres ser competitivo, y mantener encendido el motor del crecimiento en tu empresa. 

 

Se le conoce también bajo el nombre capital corriente, y exige no sólo tener siempre muy claro con qué activos de este tipo se cuenta sino también las necesidades a futuro.

 

Profundicemos en el concepto.

¿Qué es el capital circulante?

Las características principales de un activo circulante son:

 

  • Su disponibilidad inmediata o a corto plazo.

 

  • Si se utiliza en algún proceso productivo deja de estar disponible. 

 

Por ello, el término se refiere, principalmente, al dinero corriente a tu disposición para los gastos inmediatos. 

 

Pero, en un sentido más amplio, contempla también insumos de un solo uso en diversas industrias (como hilos, harina, tornillos, entre otros).

 

Esa es la diferencia entre el capital circulante y el fijo, ya que este último sigue estando disponible luego de su uso (es el caso de la maquinaria y los carros para trabajar).

 

¿Cuáles son los activos circulantes?

 

  • Dinero en caja menor.

 

  • Saldo en cuentas corrientes o de ahorros.

 

  • Divisas.

 

  • CDT, valores y fondos de inversión a corto plazo.

 

  • Inventarios de insumos y materias primas.

 

  • Inventario de productos terminados.

 

  • Pagos anticipados por servicios.

 

  • Gasolina, aceite y repuestos para vehículos y maquinaria.

 

  • Mantenimiento de automotores y equipos. 

 

  • Energía e internet.

 

Tal vez te interese: El alquiler como herramienta de productividad.

Importancia del capital circulante en empresas

Antes que nada, es importante tener claro cómo calcular el capital circulante necesario para poner a tu negocio en la ruta del crecimiento. 

 

Primero, suma los activos que puedes convertir en dinero circulante en menos de 12 meses. Luego, resta los pasivos circulantes, es decir, las deudas que debes pagar en un período inferior a un año).

 

Si obtienes un capital circulante negativo, puedes estar en riesgo de ir a la quiebra y debes replantear algunos gastos. Por el contrario, un capital circulante positivo, te permitirá tomar una serie de decisiones beneficiosas para tu empresa.

 

Por ello, una vez que entiendes cómo hallar el capital circulante, es más sencillo relacionar este concepto con todo lo que te permite hacer para ser más competitivo en tu industria. Entre otras cosas te ayuda a:  

 

  • Tener claro con qué recursos cuentas.

 

  • Determinar los activos que puedes costear.

 

  • Planear el gasto a futuro.

 

  • Determinar tu nivel de endeudamiento.

 

  • Proyectar el crecimiento de tu empresa.

 

  • Pagar a empleados y proveedores.

 

  • Alcanzar objetivos de corto y mediano plazo. 

 

  • Priorizar o fortalecer un proceso productivo.

 

Tal vez te interese: 3 ventajas competitivas de Localiza como solución de movilidad

4 estrategias para aumentar tu capital circulante

1. Negocia mejores términos para el pago de tus obligaciones

Proveedores y distribuidores hacen parte de tus socios comerciales para sacar adelante el negocio. Aprovecha las buenas relaciones que tengas con ellos y negocia mejores precios, plazos de pago y tasas de interés.

 

2. Reduce los pasivos circulantes

Puedes empezar por revisar la política de vehículos de tu empresa y determina la mejor manera de suplir necesidades como el transporte ejecutivo. Si rentas o alquilas automotores reduces gastos en mantenimientos y repuestos.

 

3. Determina las necesidades de endeudamiento

Analiza si es viable financiar a corto plazo la compra de maquinaria, el arriendo de un local o la contratación de empleados. Puede que estos gastos requieran de un crédito a largo plazo o, por el contrario, se puedan cubrir con recursos corrientes.

 

4. Aprovecha los incentivos gubernamentales

La exención de IVA y aranceles incluidos en la Ley de movilidad eléctrica y sostenible, por ejemplo, permite ahorrar dinero al usar vehículos eléctricos y optimizar el gasto en logística y transporte.  

 

De esta manera, puedes empezar a sacar un mayor provecho de los recursos inmediatos que pueden dar mayor músculo financiero a tu negocio. ¿Estás listo para seguir creciendo?

 

AdobeStock_255046762
Descubre una solución integral
para mejorar el flujo de capital
Alquila carros para tus empleados con
facilidad y rapidez
Chevrolet-Spark-GTA

¿Te gustó? ¡Suscríbete!